Tinder es una de las muchas apps para citas que existen actualmente, pero renueva su propuesta con una alianza con Foursquare que está poniendo a prueba en Chile y Australia: Se llama Tinder Places, y permite conocer a personas que frecuentan los mismos lugares que el usuario.

Actualmente, esta funcionalidad de evaluar “lugares comunes” entre usuarios y sugerir encuentros pertenece a apps como Happn. Sin embargo, está limitado a los encuentros callejeros esporádicos en la calle, no a lugares que los usuarios frecuentan, como sería en el caso de Tinder Places. La idea general de Tinder Places es consolidar más citas reales entre personas que tengan intereses comunes y puedan mantener (o iniciar) una conversación. Por ejemplo: un match recibido en una tienda de instrumentos musicales, una librería, un parque de perros, una tienda de cómics o un concierto tiene mayor potencial de match que lleven a una cita que el algoritmo actual.

La activación de esta función depende exclusivamente del usuario y funcionaría en una pestaña diferente de la app, donde podría verse un listado de las personas que han estado en las mismas locaciones: luego de visitar un lugar, se accede a la lista de prospectos que han estado en ese sitio, pero en caso de dar swipe a la izquierda a alguno, no volverá a aparecer. Serían excluidos de la geolocalización el hogar, sitio de trabajo, centros médicos y bancos para dejar las locaciones en las que el usuario se relaja y divierte.

Algunas de las preocupaciones respecto a la app vienen dados por temas de seguridad personal, especialmente motivados por las fugas de información y brechas que la app ha tenido con anterioridad. La directora de locación de productos de Tinder, Samantha Stevens, explica que la app espera 30 minutos o más antes de mostrar tu ubicación (por lo que no es en tiempo real), indica con una alarma cuando tienen una nueva locación (las locaciones pueden ocultarse en el perfil) y randomiza tu horario de visita antes de mostrarlo a cualquier otro usuario para no exponer ninguna rutina.

 

 

Fuente

Fuente

Leave a Reply