Spotify es el servicio de streaming musical más popular del mundo en este momento, con más de 90 millones de suscriptores free y 70 millones de suscriptores premium. El gigante sueco busca la manera de seguir creciendo, y con estas actualizaciones los usuarios de cuentas gratis obtienen más beneficios que nunca antes sin pagar un centavo, lo que levanta la pregunta ¿Una cuenta Premium es un gasto innecesario?

 

Las pruebas indican que depende de las necesidades de de cada usuarios, porque los mayores cambios se ven directamente en la app, mientras que en la versión de escritorio son mucho más sutiles. Por ejemplo: Spotify creará 15 listas de reproducción personalizadas para cada usuario gratis, automáticamente generada por lo que ha escuchado, lo que ha faveado y lo que ha informado a Spotify que le gusta. Estas 15 listas -que incluyen el daily y el weekly mix, además de listas más largas basadas en géneros musicales- se saltan muchas de las restricciones a las cuentas gratuitas: No puedes escoger lo que va en esas playlist más allá de sugerencias de canciones o artistas que te gustan, pero puedes escucharlas en el orden que prefieras y saltar canciones las veces que quieras.

 

Las playlist creados por usuarios solo pueden ser reorganizadas en la versión móvil, lo que significa poder escoger las canciones, pero no el orden porque no hay más opción que la reproducción aleatoria… Y solo se puede saltar canciones en estas listas 6 veces por hora. Estas listas están marcadas en la app con un icono azul de shuffle, y Spotify añadirá canciones a estas playlist con sugerencias inteligentes. Si entrás en modo shuffle descubrirás canciones nuevas que serán del mismo artista u otros muy similares.

Spotify ha escuchado a todos usuarios y ahora hay una opción de bajo consumo de datos para escuchar tus canciones aunque estes lejos de WiFi -no aplica unicamente a la versión gratuita- pero es difícilmente comparable con la opción de descarga. En resumen, lo que ha cambiado en la versión gratis es que ahora es más sencillo hacerle saber a Spotify tus preferencias musicales y tienes 15 listas de reproducción personalizadas con la posibilidad de pasar canciones ilimitadamente y ordenar las canciones a gusto personal. Con respecto a las ads, no desaparecen ni se reducen.

 

En la versión para pc se notan mucho menos las diferencias entre Premium y free. Las restricciones para saltar canciones y reorganizar las listas se eliminaron para los usuarios gratuitos, de manera que puedes escuchar las canciones que quieras sin recomendaciones aleatorias entre canciones. La publicidad permanece, y es probablemente la diferencia más grande entre los usuarios gratuitos y los Premium. Otra limitación de los usuarios gratuitos es la descarga que permite escuchar las canciones aun cuando estás desconectado: en la versión desktop podría no importar tanto ya que en general se cuenta con WiFi, pero es un valor diferenciador propio de Premium.


Para aquellos que pasan la mayor parte de su tiempo escuchando música en un dispositivo móvil, pagar por Premium es la mejor idea: acceso a las playlist que quieras, en el orden que quieras, con las canciones que quieras, sin publicidad y sin límite para saltar canciones, incluso cuando no estás conectado. Para los usuarios de desktop, ambas opciones son válidas, especialmente si no le importan las interrupciones.

 

Fuente

Leave a Reply