Desde la creación de su división digital en 2009, el Metropolitan Museum of Art (mejor conocido como Met) ha estado luchando pro activamente para contestar la incógnita ¿qué significa ser un museo en esta era digital? ¿Cómo debe influir un museo más allá de sus paredes?

Muchos museos prefieren guardar y curar sus colecciones online de la misma manera en la que podrían guardarla en sus edificios, y hay otros que prefieren abrir sus puertas virtuales de par en par, sin el control que dan sus colecciones, para alcanzar a más gente y permitir mayor estudio y creación. “Ahora que muchas personas pueden acceder a representaciones de museos y objetos en línea, ha obligado a los museos a pensar acerca de qué aspectos del arte consideran que son especiales” declaró la Dra. Miriam Posner, profesora asistente de Estudios de la Información en la UCLA. “Cada museo debe decidir sus prioridades.”

El Met se alinea del lado del acceso abierto: en 2017, liberó 375.000 imágenes de objetos de arte en su sitio web de dominio público bajo la licencia Creative Commons Zero (CC0), lo que significa que cualquier persona puede descargar, usar y cambiar estas imágenes de la manera en que prefieran.

El jueves de la semana pasada, el Met dio un paso más liberando una API pública que conecta a más de 200.000 piezas de acceso público en su colección.
Una API (Application Programming Interface o Interfaz de Programación de Aplicaciones) es una herramienta que permite a las computadoras leer y analizar un set cambiante de información. Con la API del Met, los investigadores, estudiantes, plataformas de social media o cualquiera que pueda ejecutar código que interactúe con una base de datos digital, tendrá acceso a “5.000 años de historia humana”, tal y como explica Loic Tallon, líder del equipo digital del Met.

Max Hollein, director del Met, habló con Mashable para contarles: “Hemos estado trabajando en esto de muchas maneras desde hace tiempo, construyendo el lanzamiento del Acceso Público […] Esperamos que las personas hagan cosas creativas con nuestra colección. que se atrevan a interactuar con ella de nuevas formas, y -aunque la data no está disponible para cada objeto, pintura o escultura en el dominio público- esperamos que haya una profunda exploración y una apreciación fresca del contexto histórico, la belleza y los recursos que existen en esta colección sin igual.”

El museo lanzó su API de la mano de Google, que usa la API para llevar esos objetos a la app Google Arts & Culture y su archivo web. “Cada mes, cada semana con el avance de la tecnología, estoy convencido de que la tecnología puede hacer que el arte tenga un impacto mayor en la vida de las personas” declaró el manager de Google Arts & Culture para norteamérica, Simon Delacroix.

Aunque la colección del Met ha tenido presencia online por al menos 6 años, Tallon y su equipo esperan que la API ayude al archivo del Met a alcanzar una audiencia más lejana y diversa, a través de su exposición en Google, Wikipedia, o incluso en redes sociales. Su visión es que esto permitirá la creación de proyectos creativos de investigación alrededor de la colección. Simbióticamente, podría servir de recurso para programadores que quieran entrenar una AI para el desarrollo de programas de reconocimiento de imágenes.
“El museo está tratando de definir qué significa abrir sus puertas en la época digital para asegurarse de que puede alcanzar audiencias alrededor del mundo, para asegurarse de que hayan tan pocas barreras como sea posible entre las personas y los objetos que las inspiran” explicó Tallon. “Esa es la verdadera intención global aquí.”

 

Muchas instituciones culturales están estableciendo sus presencias digitales, sea a través de APIs de fácil acceso o exposiciones digitales cuidadosamente curadas, y todo de por medio. Un museo de la talla del Met consagrando sus recursos a la digitalización puede abrir el camino para otras instituciones mientras caminan la cuerda entre el acceso y la curación. Y juntos, podemos definir lo que es un museo, online.

 

 

Fuente

Fuente

Leave a Reply