La pyme y el startup no pueden competir con megacorporaciones en igualdad de condiciones. Necesitan astucia, un concepto descontracturado y sacarle el jugo a sus recursos para hacer su marca conocida antes de que la competencia pueda reaccionar. Y por eso el marketing de guerrilla es de cuidado, especialmente si miramos de cerca qué funciona.

  • Un playlist de Spotify

Nos encanta comprarle a personas, pero muchas marcas parecen entidades inalcanzables y monolíticas. Por ejemplo, un banco se siente más como un gran complejo que una marca que emplea personas.
Si las startups y pymes quieren llegar más cerca, tienen que hacer cosas pequeñas que impresionen a sus clientes y añaden un toque personal a sus interacciones. Crear un playlist es una forma sencilla de conectar a un nivel más íntimo con los consumidores. Una marca puede dedicar dos días compilando sus canciones favoritas y luego enviar esa lista al cliente, acompañada de una nota inteligente.

  • Un equipo de responsabilidad

Muchas marcas son sponsors de programas sociales y realizan donaciones, pero son pocas las que tienen un equipo inhouse dedicado a hacer del mundo un mejor lugar. Este equipo podría encargarse de proyectos como planta de árboles en zonas deforestadas, desarrollos sustentables o labores sociales en su ciudad. Aunque son acciones que no llaman consumidores de forma masiva, el público actual está dispuesto a comprometerse con una marca que muestre interés social.

  • Agradecimiento personalizado durante las fiestas

La mayoría de las marcas no hace una buena felicitación en fechas de fiestas. Cada marca debe contar con un diseñador o un equipo para crear una tarjeta memorable para sus clientes como forma de agradecer en las fiestas. Puede que la idea suene básica, pero muchas marcas no la aplican correctamente y presta lealtad a largo plazo.

  • Brandea las donaciones

En vez de realizar una donación cualquiera, busca una forma de que las donaciones tengan significado. Por ejemplo, una marca de belleza podría regalar makeovers a los menos afortunados y ayudarlos a conseguir trabajo. Esto no solo sería bueno para la sociedad, sino que ayuda a construir marca.
Cada marca puede hacer del mundo un lugar mejor de forma creativa, alineada con lo que hacen y representan.

  • Utiliza Twitter astutamente

Hay marcas que han hecho del social media su punto más fuerte, y han cosechado resultados. MoonPie tiene una cuenta de Twitter excepcional que la gente ama seguir.
¿La lección? Aprecia tus diferencias y úsalas a tu favor en redes sociales. No compartas el mismo contenido que está en cada los post brandeado en todas partes, haz de la comunicación algo único.

  • Promociones que son un desafío

Al pensar en promociones, solemos irnos al “2×1”, “3×2”, “envio gratis”, “30% de descuento” o “cuotas sin interes”. Pero una forma de transformar una promo en una idea de guerrilla es casarla con un desafío.
Un gimnasio podría promocionarse de la siguiente manera: “Si puedes correr 1,5 km en menos de 6 minutos, vos y un amigo ganan un mes gratis en el gym. Vamos a tomarte el tiempo, así que traé las zapas”
El boca a boca de amigos corriendo, tomando sus tiempos y buscando quién pueda correr esa distancia en ese tiempo harán su trabajo.

Fuente

Leave a Reply