Cuando se trabaja en publicidad digital es fácil olvidar lo que implica ser un usuario medio de Internet. Pero al dar un paso atrás y experimentar la web como lo hace la mayoría, se empieza a entender por qué tantas personas utilizan bloqueadores de anuncios.

El bloqueador de anuncio es una mala noticia para todos en la publicidad digital, incluidos los editores que dependen de los ingresos por publicidad para financiar el contenido y los anunciantes que intentan conectarse con el público. Sin embargo, el bloqueador de anuncios es realmente un síntoma de una experiencia dañada con el usuario, que los publicistas, agencias, editores y proveedores de tecnología publicitaria deben trabajar juntos para recuperar.

Durante años, la experiencia del usuario se vio empañada por anuncios irritantes e intrusivos. Gracias a la extensa investigación realizada por la Coalición para mejores anuncios, ahora sabemos qué formatos de anuncios y experiencias resultan molestos para los usuarios. A partir de estos datos, la Coalición desarrolló los mejores estándares de anuncios, ofreciendo a los editores y anunciantes una hoja de ruta para evitar los formatos y las experiencias publicitarias negativas.  

Desde que la Coalición lanzó los estándares publicitarios en enero de 2018, pueden definirse tres puntos claves para que los editores logren mejorar la experiencia publicitaria:

1. Los formatos publicitarios erróneos pueden lastimar

Después de encuestar a casi 66.000 usuarios web y móviles, la Coalición identificó cuatro categorías de anuncios de escritorio y ocho tipo de anuncios móviles que están por debajo de lo aceptable. Por ejemplo, más de la mitad de lo consumidores afirmaron que no volverían a visitar o compartir una página que tenía un anuncio emergente. Del mismo modo, muchos usuarios de la web de escritorio estaban molestos por los anuncios de video que reproducian automáticamente el audio y la mayoría dijo que evitaría el uso de dispositivos y sitios con anuncios que ocultaban grandes porciones del contenido.

En un smartphone, las preferencias de los usuarios son aún más amplias. Además de los tipos de anuncios anteriores, los consumidores dijeron que no les gustaban las páginas móviles con densidades de anuncios superiores al 30% y  publicidades animadas intermitentes, entre otras.

2. Convertir los anuncios malos en buenos

La buena noticia es que las personas no odian todos los anuncios, solo los más molestos. La investigación de la Coalición identificó varias prácticas publicitarias comunes que resonaron positivamente en las personas. Por ejemplo, los anuncios estrechos que aparecen en el lado derecho de las páginas web de escritorio o los pequeños anuncios pegajosos en la parte superior de las pantallas móviles se ven más favorablemente. La investigación también ofrece un camino para convertir formatos molestos (como los pop ups) en otros menos intrusivos (como los anuncios en línea y en pantalla completa) que son igual de efectivos.

Los editores se sienten aliviados de tener datos para comprender qué formatos de anuncios intrusivos evitar para vender. Decir que sí a una campaña potencialmente lucrativa pero molesta puede ser tentador, pero es importante hacer un balance de los posibles efectos negativos.

3. Determinar si las experiencias publicitarias son compatibles

Debido a que las definiciones de la Coalición de experiencias publicitarias pueden diferir de los nombres de formatos de anuncios utilizados comúnmente, muchos editores ni siquiera saben si sus anuncios infringen los estándares.

Por este motivo se publicó el reporte de experiencia publicitaria en la cónsola de búsqueda de Google. La herramienta revisa una muestra de las páginas de su sitio, identifica cualquier anuncio que no cumpla con los estándares y le brinda la oportunidad de eliminar o reemplazar los anuncios y hacer que su sitio sea revisado nuevamente.

Si no se cuenta con anuncios emergentes o de reproducción automática en un sitio, existe una buena posibilidad de que ya cumpla con los estándares de mejores anuncios. De hecho, alrededor del 98% de los sitios no tienen infracciones y la mayoría de aquellos que sí tienen ya resolvieron sus problemas.

Si se identifican problemas, se enumerarán en el informe y se notificará. Cuando todos los anuncios en el sitio cumplan con los estándares, se puede volver a enviar el sitio para su revisión. Los editores deben asegurarse de que los anuncios en todo su sitio cumplan con los estándares antes de enviarlos a otra revisión. Solo se permite un número limitado de solicitudes de revisión y solo una muestra de las páginas del sitio se revisan cada vez.


En el último año el progreso fue alentador para mejorar las experiencias de los usuarios y convertirlos en una prioridad máxima para los editores de todo el mundo. Poner al usuario primero es una situación en la que todos ganan. Lo que resulta bueno para ellos a menudo termina siendo bueno para los negocios.

Fuente

Leave a Reply