La competencia en Internet en China fue durante años acerca de quién controla las aplicaciones móviles. Los gigantes recurren cada vez más a los escenarios fuera de línea, incluido lo que sucede detrás del tablero de instrumentos en un auto.

Alibaba anunció en el salón Anual de Automóviles de Shanghai que está desarrollando aplicaciones para autos conectados que permitirán a los conductores encontrar restaurantes, hacer fila y reservas, pedir comida y completar una gran cantidad de otras tareas mediante el control por voz, movimiento o toque. Los desarrolladores externos están invitados a realizar sus aplicaciones en el auto, que se ejecutarán en el sistema operativo AliOS de Alibaba.

En lugar de funcionar como aplicaciones independientes, estos servicios en el auto vienen en forma de “mini aplicaciones”, que son más pequeñas que las normales a cambio de un acceso más rápido y tamaños de archivo menores, en la cartera digital todo en uno Alipay de Alibaba. También tiene otras llamadas “súper aplicaciones” en su ecosistema, como el mercado Taobao y el servicio de navegación AutoNavi, pero la solución de pagos claramente tiene más sentido económico si Alibaba quiere que las personas gasten más mientras se encuentran en un vehículo de cuatro ruedas.

No hay una fecha límite para cuando Alibaba lanzará de manera oficial las mini aplicaciones en el auto, pero ya está planeando un lanzamiento, dijo un portavoz de la compañía.

Hacer aplicaciones livianas fue una estrategia popular para los gigantes de Internet de China, que operan super aplicaciones que alojan aplicaciones externas o “mini aplicaciones”; de esa manera los usuarios rara vez tienen que abandonar sus ecosistemas. Se sabe que estas aplicaciones livianas son más fáciles y más baratas de construir que una aplicación nativa, aunque los desarrolladores tienen que hacer concesiones como dar a sus anfitriones cierto nivel de acceso a los datos del usuario y obedecer las reglas como lo harían con la App Store de Apple. Para los servicios en el auto, Alibaba dice que habrá “criterios específicos de revisión para la seguridad y el control” adaptados a la industria automotriz.  

El movimiento de Alibaba es indicativo de una mayor competencia para controlar el sistema operativo en los autos conectados de próxima generación. Para aquellos que se preguntan si el gigante del comercio electrónico hará sus propios autos, dado que está infiltrado agresivamente en el espacio físico, cómo abrir su propia cadena de supermercados, la solución de la compañía para los vehículos parece estar en el frente del software, al menos por ahora.

En 2017, Alibaba cambió su sistema operativo con un enfoque profundo para poner a AliOS en socios de autos. Para lograr este objetivo, Alibaba también estableció una empresa conjunta llamada Banma Network con el fabricante de autos estatal SAIC Motor y Dongfeng Peugeot Citroen, que es la empresa china de la empresa automotriz francesa, que vendería e integraría soluciones impulsadas por AliOS con clientes de autos. Hasta agosto pasado, se habían vendido 700 mil vehículos SAIC propulsados por AliOS.

Los competidores de Alibaba, Tencent y Baidu, también ingresaron en el campo automático aunque a través de rutas ligeramente diferentes. Baidu comenzó apostando por la conducción autónoma y construyó una plataforma de desarrollo similar a Android para fabricantes de autos. Si bien el plan futurista se aleja mucho de dar frutos comerciales importantes, ganó una sólida posición en la conducción autónoma con la mayor cantidad de millas recorridas en Beijing, un centro fundamental para probar autos autónomos. Las iniciativas de autos de Tencent parecen ser más nebulosas. Al igual que Baidu, está probando la conducción autónoma y al igual que Alibaba, se asoció con veteranos de la industria para fabricar autos, pero no está claro dónde radica la ventaja para las redes sociales y el gigante de los juegos en el espacio de los autos.

Fuente

Leave a Reply