Durante años la web fue en gran parte gratuita gracias a los anuncios en línea. El problema es que a nadie le gustan. Cuando no están controlando tu pantalla completa o tu reproducción automática, están rastreando en cualquier lugar donde estés conectado.

Los anuncios pueden hacer un seguimiento del lugar al que se va y de los sitios que se visitan, y además pueden utilizarse para crear perfiles en las personas, incluso si nunca hace clic en uno. Cuando se hace, saben lo que se compró y después comparten la información con otros sitios.

La lógica obvia sería usar un bloqueador de anuncios, pero eso no es lo que mantiene a Internet próspero y disponible. Apple afirmó que está resuelto un punto intermedio que mantiene los anuncios vivos, pero sin sus capacidades de seguimiento de anuncios. El gigante de la tecnología creó la atribución de clics de anuncios de privacidad.

Entre algunos antecedentes, cada vez que comprás algo en línea, la tienda que colocó el anuncio sabe que compraste algo y también los otros sitios donde se colocó el anuncio. Cuando una persona hace clic en sobre él, la tienda quiere saber en qué sitio se hizo clic en el anuncio para que sepan dónde guardar la publicidad, conocida como atribución de anuncios. Los anuncios a menudo utilizan imágenes de seguimiento: pequeños rastreadores de píxeles casi invisibles incrustados en sitios web que saben cuándo abrió una página web. Estos píxeles contienen cookies, lo que facilita que los anuncios rastreen a los usuarios en páginas y sitios web completos. Usando estos rastreadores invisibles, los sitios web pueden crear perfiles en las personas, ya que sea que hagan clic en los anuncios o no, de un sitio a otro, como sus intereses, lo que quieren comprar y más.

El pensamiento de Apple es que los anuncios no necesitan compartir que compró algo de una tienda en línea con nadie más. Los anuncios solo necesitan saber que alguien, y no una persona identificable, hizo clic en un anuncio en un sitio y compró algo en otro.

Al eliminar a la persona identificable de la ecuación, Apple afirmó que su nueva tecnología puede ayudar a preservar la privacidad del usuario sin reducir la efectividad en las campañas publicitarias.

La nueva tecnología web de Apple, que pronto se integrará en el navegador Safari, se divide en cuatro partes:

  • Nadie debe ser identificable en función de sus clics de anuncios. Los anuncios a menudo usan códigos de seguimiento largos y únicos para identificar a un usuario que visita varios sitios y compra cosas. Al limitar el número de ID de campaña a solo unas pocas docenas, un anunciante no podrá asignar códigos de seguimiento únicos a cada clic de anuncio, lo que hace que sea mucho más difícil rastrear usuarios individuales en la web.
  • Solo el sitio web donde se hizo clic en el anuncio podrá medir los clics de los anuncios, eliminando a terceros.
  • El navegador debe retrasar el envío de los datos de clics y conversiones de los anuncios, como cuando alguien se registra en un sitio o compra algo, al azar hasta por dos días para ocultar la actividad del usuario. Los datos se envían a través de una ventana de navegación privada dedicada para garantizar que no esté asociada con ningún otro dato de navegación.
  • Apple mencionó que puede hacerlo a nivel del navegador, limitando la cantidad de datos que pueden ver las redes publicitarias y los comerciantes.

En lugar de saber exactamente quién compró qué y cuándo, la tecnología de privacidad del clic del anuncio informará sobre los datos el clic y la conversión del anuncio sin identificar a la persona.

“A medida que más y más navegadores reconocen los problemas del seguimiento entre sitios, deberíamos esperar que la atribución de clics de anuncios invasivos a la privacidad se convierta en una cosa del pasado”, escribió el ingeniero de Apple, John Wilander.

Una de las características principales de la tecnología es la limitación de la cantidad de datos que pueden recopilar los anuncios.  

“La práctica de hoy de la atribución de clics de anuncios no tiene un límite práctico en los bits de datos, lo que permite un seguimiento completo entre usuarios que usan cookies”, explicó Wilander. “Pero al mantener la entropía de los datos de atribución lo suficientemente bajos, creemos que los informes se pueden hacer de una manera que preserva la privacidad”.

En pocas palabras, al restringir el número de ID de campaña y de conversión a solo 64, se evita que los anunciantes usen valores largos y únicos que se pueden utilizar como un identificador único para rastrear a un usuario de un sitio a otro. Apple mencionó que el número restringido seguirá brindando a los anunciantes información suficiente para saber qué tan bien se están desempeñando sus anuncios. Los anunciantes, por ejemplo, aún pueden ver que una campaña publicitaria en particular lleva a más compras completadas, basadas en un ID de conversión específico que otras campañas publicitarias cuando se publican en un sitio específico en las últimas 48 horas.

Pero Apple admite que el seguimiento de las compras en tiempo real puede ser una cosa del pasado si la tecnología se adopta ampliamente. Al demorar los informes de clics y conversiones de anuncios hasta dos días, los anunciantes pierden información en tiempo real sobre quién compra qué y cuándo. Apple afirma que no hay manera de proteger la privacidad de un usuario si los informes de atribución se envían tan pronto como alguien compra algo.

Apple está configurado para activar la función de privacidad de forma predeterminada en Safari a finales de este año, pero sabe que no puede entrar solo. La compañía propuso la tecnología como un estándar al World Wide Web Consortium con la esperanza de que otros fabricantes de navegadores tomen la antorcha y corran con ella.

Cualquier persona con poca memoria sabrá que los estándares web no siempre despegan. El malogrado estándar web Do Not Track estaba destinado a permitir que los usuarios del navegador envíen una señal a sitios web y redes publicitarias que no deben ser rastreados. Los principales fabricantes de navegadores adoptaron la función, pero sumidos a la controversia, el estándar nunca despegó.

Apple cree que su estándar propuesto puede tener éxito, principalmente porque, a diferencia de la tecnología de no rastrear la privacidad, los clics en los anuncios pueden implementarse en el navegador con otra tecnología orientada a la privacidad. En el caso de Safari, eso es prevención de otro seguimiento de inteligencia. Otros navegadores como Google Chrome y Mozilla Firefox también están duplicando las características de privacidad en un esfuerzo para ganarse a la multitud privada. La compañía también está apostando a los usuarios que desean activamente está tecnología de privacidad, al tiempo que equilbra las preocupaciones de los anunciantes que no quieren ser excluido a través de medidas más drásticas, como los usuarios que instalan bloqueadores de anuncios y contenido.

La nueva tecnología de privacidad se encuentra en Safari Technology Preview 82, lanzada la semana pasada, y estará disponible para desarrolladores web este año.

Fuente

Leave a Reply