Dos años después de comenzar el proyecto piloto, Nike rompió con la plataforma de comercio electrónico y dejará de vender sus zapatillas para enfocarse en su propia tienda electrónica y los puntos de venta físicos, con el objetivo de mejorar la experiencia del consumidor. La decisión es un reflejo de la frustración por la incapacidad de frenar la venta de falsificaciones por parte de terceros. 

Hace menos de un mes, su consejero delegado Mark Parker anunciaba que se apartaba de la gestión diaria. El mando pasará a John Donahoe en enero, antiguo consejero del portal de comercio electrónico eBay y en la actualidad de ServiceNow, además de liderar el consejo de administración de PayPal.  

El acuerdo entre Nike y Amazon comenzó en junio de 2017, como un proyecto piloto que iría evolucionando según la ventas con la meta de combatir a las falsificaciones. El movimiento se interpretó como una victoria para Jeff Bezos y un reconocimiento a su poder en el comercio minorista. 

Los planes de Nike y Donahoe son otros: el ejecutivo ya estuvo muy involucrado en la definición de la nueva estrategia, que tiene como eje central acelerar la transición digital y cambiar las operaciones de venta minorista para acelerar los ingresos. La ruptura es la prueba de que una marca como Nike no necesita de Amazon. 

El camino que buscará es establecer una relación más directa y personal con el cliente mediante asociaciones como otros minoristas o plataformas globales. Under Armor y Adidas, los principales competidores en indumentaria deportiva, venden productos en Amazon. Nike seguirá siendo cliente de Amazon Web Services para ofrecer soporte en su portal de Internet. 

Con Parker al frente, Nike logró triplicar los ingresos como una de las marcas más innovadoras del mundo. El temor era que Amazon desplazara a grandes marcas ya asentadas. La salida podría animar a otras compañías a seguir este camino. La pregunta es si la decisión será más costosa para Nike que para Amazon.  

El último trimestre, la marca deportiva cerró con ingresos valorados en 10.200 millones de dólares, lo que representó un aumento del 7% en un año. Parker explicó en la presentación que llegó a ser parte de Nike Direct, la división a cargo de las ventas directas a través de su portal en Internet y del servicio Nike Plus. 

Fuente

 

Leave a Reply