Facebook anunció recientemente que WhatsApp superó el enorme hito de los 100 mil millones de mensajes enviados por día, pero no todos quieren que esos chats se queden para siempre. La aplicación de mensajería tremendamente popular de Facebook, con 2 mil millones de usuarios, está agregando una función para brindar a las personas más control sobre cómo viven sus palabras e imágenes dentro de la aplicación. Ahora los mensajes, incluidas las fotos y los videos, se pueden marcar para que desaparezcan después de siete días.

Los mensajes que desaparecen se están implementando globalmente en Android e iOS, dijo WhatsApp. Si bien está comenzando con una vida útil de siete días, ya está considerando jugar con los límites de tiempo.

“Estaremos atentos a los comentarios sobre cómo la gente lo está usando y cómo le gusta y veremos si es necesario ajustarlo en el futuro”, dijo un portavoz. “Por ahora, comenzamos con siete días, porque se siente como un buen equilibrio entre la utilidad que necesita para las conversaciones globales basadas en texto y la sensación de que las cosas no se quedan para siempre”.

Y para ser claros, el límite de siete días existirá independientemente de si el mensaje se lee o no. El reloj de mensajes que desaparece comienza a contar cuando se envía el mensaje, como lo hace en otras aplicaciones como Telegram.

“La forma en que está diseñado actualmente es para darle al remitente la confianza de que después de siete días su mensaje desaparecerá. Los mensajes no tienen concepto de ser vistos, para que desaparezcan, por lo que desaparecerán independientemente del estado leído”, dijo el vocero.

Los usuarios pueden activar la función de mensajes directos, pero en grupos, es el administrador el que tiene que habilitar los mensajes que desaparecen para que funcione.

Aunque es el anuncio “oficial”, los observadores de WhatsApp con ojos de águila habían visto a la compañía publicando preguntas frecuentes sobre la función hace algunos días. Y las pruebas de la función realmente comenzaron a aparecer y, como corresponde, a desaparecer, ya en marzo de este año. Este no es el primer rodeo de WhatsApp con contenido que desaparece.

En 2017, la compañía incursionó por primera vez en la idea con el lanzamiento de Status, un clon encriptado de la función Historias de Snapchat, que permite a las personas configurar breves actualizaciones sobre sí mismas, en forma de texto y/o GIF, esencialmente como “profile” para que todos sus contactos lo vean durante un período establecido de 24 horas, con los Estados existentes en su propia pestaña en la aplicación separada de sus chats.

WhatsApp dijo que una de las razones por las que sus desarrolladores tardaron tanto en llevar la función efímera a una experiencia de chat más amplia se debe en parte al aspecto encriptado de la aplicación:

“El cifrado de extremo a extremo fue en parte la razón por la que tardamos tanto en implementar esta función, porque queríamos conservar las capacidades de E2E que los usuarios de WhatsApp esperan y adoran”, dijo el portavoz.

La efímera fue una de las características más radicales y pegajosas de la mensajería en años; ahora existe desde hace casi una década. Y podría decirse que fue la característica definitoria de uno de los éxitos virales y fugitivos del género, Snapchat, tanto es así que aparecieron clones de la función en varias otras aplicaciones, desde aquellas que se centran principalmente en la privacidad como Signal y Telegram, hasta aquellos que se dirigen a audiencias de consumidores más casuales, como WhatsApp en la actualidad.

Podría haber indicios de que Facebook también está buscando implementar esto en otras aplicaciones. A principios de este año, probó la desaparición de mensajes en Instagram, que ahora funciona oficialmente. Sin embargo, en Messenger, las pruebas más recientes para la desaparición de texto parecen ser de 2015, pero tiene una función de mensajería “secreta” (lanzada en 2016) que permite al remitente controlar cuánto tiempo permanece un mensaje. Sin embargo, esto no es lo mismo que algo integrado en la experiencia de mensajería principal.

La nueva función de mensajería que desaparece se presenta en medio de algunas otras adiciones notables en la aplicación que parecen ayudar al propósito general de dar más control a los usuarios.

WhatsApp también anunció que habilitaría una nueva función de almacenamiento en la aplicación: específicamente, una forma más fácil de controlar cómo y dónde se envían las fotos y otros medios en vivo. Esto es especialmente importante para los usuarios activos de la aplicación, que descubren que su almacenamiento está siendo devorado por GIF, fotos y videos inocuos enviados a través de la aplicación por amigos y conocidos.

Al mismo tiempo, también estuvo reforzando los servicios que ofrece a las empresas y probando modelos comerciales para cobrarles, una forma de cumplir con su compromiso de no poner anuncios en el servicio. La aceleración que estamos viendo al agregar más funciones a la aplicación en los últimos tiempos también es notable, dado que Facebook no hizo mucho para actualizar las funciones durante años antes de esto.

Al igual que con los cambios de almacenamiento, la nueva función de desaparición no se activará para los usuarios de forma predeterminada: deberán cambiar la configuración de forma proactiva.

Fuente

Leave a Reply