Tras 20 años, Burger King comenzó un proceso de rebranding para mostrar su nueva identidad y ajustar su imagen visual a estos tiempos. En una nota de presentación,  la conocida cadena de hamburguesas a nivel mundial detalló que se basará en la “comida real y deliciosa” que presenta a través de un nuevo logo y packaging, con el objetivo de representar y transmitir de forma más genuina los valores y sus características. 

La compañía modificó sus menúes, sabores y hasta elementos que utiliza como el uso de conservantes o colorantes, para vincular estos cambios de imagen con un nuevo paradigma. La meta es que los clientes se sientan bien con la marca y su reposicionamiento. Junto a estas modificaciones, se renovarán los elementos en redes sociales, marketing digital y la presencia online. 

“Queriamos usar el diseño para que la gente desee nuestra comida: es perfección a las brasas y sobre todo su sabor”, afirma Raphael Abreu, responsable global del diseño de Restaurant Brands International, los dueños de Burger King. 

El rediseño y los cambios de la marca se basan en dos puntos principales:

  • La herencia y la tradición:  la historia que refleja con el consumidor tiene una gran importancia y el uso del efecto retro y la nostalgia logra vincular con aquellos tiempos mejores, buscando conectar con el pasado. 
  • Pensar en digital: el cambio implica una imagen corporativa adaptada a la nueva era. Un logo minimalista, moderno y más amigable para entornos digitales.

Obviamente Burger King no fue la única marca que apostó por este tipo de bases en los últimos años, sino que es un paso fundamental para recuperar terreno y volver a buscar esa conexión con los consumidores. 

El nuevo logo toma el lugar de aquel que la compañía tenía desde 1999. Según Burger King busca “confianza” y “diversión”. Más allá de adaptarlo para la era digital, apuesta por el diseño y los elementos más tradicionales de la marca. La organización creó, además, una tipografía propia de nombre Flame, pensada en la comida que sirve y sus formas.  También se modificaron ciertos colores, pensando en la vinculación de hacer cosas a la parrilla como la esencia que quiere transmitir Burger King. 

En las fotos que se utilizarán se buscará una hipertexturización para destacar el “aspecto sensorial de la comida”. En el packaging apostarán por colores más llamativos, la ilustración de ingredientes y el logo de forma más visible. Burger King afirmó que la nueva imagen comenzará a mostrarse durante 2021.

Fuente

Leave a Reply