Después de lo que pasó en el Capitolio en Estados Unidos, Facebook anunció medidas para limitar la circulación de ciertos mensajes, pero los usuarios continuaron recibiendo anuncios de ropa de camuflaje o elementos militares, al cruzarse con contenidos extremistas. En realidad, la compañía pudo haber limitado la distribución orgánica de dichos contenidos, pero no sobre sus anuncios. 

En un momento de mucho debate sobre el papel en redes sociales, los anunciantes se encuentran con el desafío de de controlar su marca dentro de la Web. La publicidad programática expuso nuevos peligros y situaciones complicadas, como el caso de anuncios en YouTube. Las distintas marcas descubrieron que sus publicidades aparecían en canales extremistas, lo que obligó a Google y la plataforma de vídeos a crear más herramientas de control.

Por estos motivos, Facebook tomó la decisión de no esperar problemas del estilo y lanzar una actualización que brinda más control a los anunciantes sobre donde aparecen sus anuncios. Una nueva herramienta de Brand Safety permitirá bloquear contenidos asociados a temas que se consideren peligrosos para la reputación. El bloqueo se hará por categorías como por ejemplo “crimen y tragedia”, “noticias y política” o “cuestiones sociales”. La solución es parte de los requisitos para cumplir con los estándares de Global Alliance for Responsible Media (GARM). 

Por ahora las herramientas no parecen estar disponible para los anunciantes a nivel general, sino que aún falta un tiempo de pruebas y testeos. El problema principal de todo esto es que las palabras claves son muy amplias y las categorías transversales como por ejemplo “noticias y política” deja fuera muchos temas. Los medios de comunicación enfrentan este desafío cada vez que los anunciantes bloquean una palabra clave por considerarla problemática. La nueva herramienta, dentro de Facebook, deberá entenderse y diferenciar qué oportunidades son legítimas para servir publicidad en contextos seguros. 

Fuente

Leave a Reply