Los poderes de la IA para modificar la realidad se mantuvieron cada vez más ocupados durante la última década. Desde dioramas 3D impulsados ​​por visión por computadora; transferencia de estilo que marca tendencia; hasta retoque de selfies, intercambio de caras y deepfakes; además de mucha diversión frívola con filtros para selfies en el medio.

La remezcla visual impulsada por IA demostró, una y otra vez, que puede llamar la atención. Aunque mantener «los ojos puestos» una vez que desaparece la novedad de un efecto generado por IA puede ser más difícil. Lo más notable de los desarrollos en los medios sintéticos habilitados para IA durante este período es la velocidad que adquirieron estos efectos visuales, ayudados por un hardware de procesamiento móvil cada vez más potente.

Los tiempos de espera para obtener un resultado final ahora pueden ser esencialmente instantáneos: un cambio de juego para producir (y potencialmente monetizar) la creatividad y el poder de las redes neuronales y las GAN (Redes Adversarias Generativas). Los marcos de aprendizaje automático que realizan el retoque, el reencuadre o, de hecho, el modelado generativo, saltando de un mensaje humano en busca de inspiración.

Aunque la mayor parte de la remezcla visual basada en aplicaciones de la última década se centró en retocar, rediseñar o aumentar frente a la generación de imágenes puramente impulsada por IA, eso también está cambiando.

Wombo, una startup canadiense que llamó la atención por su aplicación de video de sincronización de labios habilitada por IA del mismo nombre, lanzó recientemente otra aplicación, llamada Dream (iOS y Android), que usa IA para crear «obras de arte» originales, basadas en un mensaje de texto.

Simplemente describe lo que se quiere pintar, por ejemplo decir «Un árbol aterrador» o «El peor sándwich de la historia», elige un estilo de la selección que se ofrece (místico, barroco, arte fantástico, Steampunk, etc), u optar por «sin estilo» y presionar crear. Después, en unos pocos segundos, la aplicación muestra la «obra de arte» terminada.

Ni siquiera podés aburrirte durante estos pocos segundos de creación porque permite ver un destello de la IA en funcionamiento: la aplicación muestra la rápida evolución del modelado, desde las marcas iniciales hasta algunas adiciones rápidas que desarrollan el lienzo para llegar, prácticamente sin aliento, a otra composición terminada.

Por supuesto, no hay dos mensajes que generen la misma imagen. Por lo tanto, se puede seguir solicitando una nueva imagen desde el mismo mensaje hasta que guste el aspecto de lo que se ve. Todo el mundo es un «artista» ahora. Dicho esto, los artistas reales deberían tener menos de qué preocuparse. Sobre todo porque el arte creado por un cerebro y un cuerpo humano solo aumentará de valor una vez que el mundo esté inundado de “arte de máquina”. 

La calidad del «arte» de la aplicación Dream es definitivamente variable. Las indicaciones más largas y complejas parecen confundirlo. Por tanto, la calidad del resultado puede depender de lo que se le pida que dibuje.

Tan pronto como aparece una obra de arte nueva, la aplicación no pierde tiempo en tratar de venderla: aparece una opción para «comprar impresión», que enlaza con su tienda web y parece una forma elegante de convertir un truco visual en ingresos reales. 

A finales del mes pasado, los usuarios ya habían generado más de 10 millones de imágenes. Sin embargo, la mayoría de las personas tienen un espacio de pared finito en el que colgar cualquier tipo de arte, por lo que estas creaciones aleatorias permanecerán firmemente virtuales.  Ciertamente, es una cuestión interesante para reflexionar sobre dónde caerá el “arte de la IA” en la moda/valor cultural.

Seguro que es superior a las imágenes prediseñadas o las fotos de archivo. Y el resultado de la aplicación Dream también puede ser más interesante que la impresión de «arte» promedio que se puede comprar en Ikea. Pero los resultados también pueden ser bastante confusos, derivados, malos o simplemente extraños.

La gran pregunta se refiere a si es arte o es solo una salida visual de un proceso matemático. ¿Una abstracción de la habilidad creativa humana que no puede traducir una emoción real o un sentido de identidad o alma porque el código no tiene ninguna de esas cosas? Simplemente está haciendo lo que se le dice.

Algunas cosas están claras: el arte generado por IA es increíblemente divertido para jugar. Sin duda, también está acá para quedarse. Y los modelos de IA seguirán «mejorando», dependiendo de lo que entendamos por «mejor» en un tema tan subjetivo como el arte. También habrá decenas de estas IA artísticas, cada una de las cuales producirá diferentes «sabores» y «personajes» de salida visual, derivados de sus datos de entrenamiento. O incluso, si se desea, IA artísticas con diferentes estilos. La próxima década de aprendizaje automático que dobla la realidad será toda una aventura.

Fuente

Leave a Reply