Casi un tercio (31 %) de los consumidores revisa su correo electrónico de dos a cinco veces al día, y el 77 % los revisa al menos una vez. Este es uno de los hallazgos clave del 2022 Global Messaging Engagement Report.

Las preferencias de comunicación de los consumidores cambian constantemente a medida que evolucionan sus relaciones con la tecnología. Si bien los canales probados como el correo electrónico siguen siendo una forma confiable de estar frente a clientes y prospectos, los canales más nuevos (como las redes sociales y el chat web), están ganando cada vez más destinatarios con conveniencia.

Las marcas deben prestar atención a estas preferencias de los usuarios en constante cambio para conocer a los clientes donde están y ganar su lealtad de por vida, según la plataforma de comunicación Twilio SendGrid.

En todo el mundo, el correo electrónico sigue siendo el método preferido de los consumidores para comunicarse con las marcas. El 18% de los encuestados globales lo mencionaron como uno de los tres principales canales con los que interactúan con más frecuencia. Eso no debería sorprender, ya que revisar las bandejas de entrada del correo electrónico es un hábito diario profundamente arraigado para la mayoría de los consumidores.

En el Reino Unido (donde se realizó este informe), los destinatarios de los mensajes consideran que el correo electrónico es menos invasivo que los mensajes de texto. Aunque solicitaron unánimemente correos electrónicos más cortos y personalizados para generar compromiso y valor y ayudar a mantener sus bandejas de entrada controladas.

A diferencia de los mails, muchos consumidores ven los mensajes en el celular intrusivos, un canal que prefieren reservar para uso personal y es por eso que muchos evitan dar sus números de teléfono y prefieren recibir alertas/comunicaciones de empresas por correo electrónico solo para evitar ser bombardeados o enviados spam.

Considerando que estos destinatarios de correos reciben un gran volumen de correo electrónico todos los días, quieren asegurarse de que los mensajes que llegan a su bandeja de entrada merezcan su tiempo y atención. Un 74 % de los encuestados dijo que una oferta o promoción influye para convencerlos a abrir un correo electrónico. Y, ¿qué hace que una oferta sea lo suficientemente convincente? Reducciones de más del 25% de descuento. Pero, promover el mismo mensaje con demasiada frecuencia socavará cualquier sentido de exclusividad o mentalidad imprescindible. Es por eso que los descuentos por tiempo limitado deben ser genuinos y no deben continuar ni reaparecer un par de días después o la semana siguiente.

Los consumidores descartan rápidamente los correos electrónicos de alta frecuencia, repetitivos o extensos, al igual que aquellos con diseños anticuados o una combinación aleatoria de temas. Aseguran que no les gusta sentirse presionados, aburridos o confundidos con estos mensajes, por lo que los borran o intentan darse de baja.

Además, la personalización excesiva también puede perjudicar a los destinatarios. Los consumidores se sienten incómodos cuando las empresas insinúan que conocen sus gustos o hacen referencia a su comportamiento de compra de manera demasiado específica. Hay que ser cuidadoso con sus tácticas de personalización.

Los negocios que envían en exceso son un gran no-no

La frecuencia de los correos electrónicos parece haber aumentado durante la pandemia, solo reforzada por el aumento de las compras en línea y la prevalencia del intercambio de datos por parte de las empresas. Las generaciones más jóvenes, en particular, tienden a tener una mayor tolerancia a los correos electrónicos promocionales, ya que dependen de las ventas para realizar compras con un presupuesto, y uno por día de marcas conocidas está bien. Sin embargo, para las generaciones mayores, la frecuencia ideal varía de uno o dos a la semana a una vez cada pocos meses, especialmente en artículos caros o compras poco frecuentes (electrodomésticos grandes, muebles, artículos de temporada).

Bombardear a los destinatarios con correos electrónicos es una forma segura de molestarlos. De hecho, el 64% de todos los encuestados admitieron que se darían de baja si una empresa les enviara un correo electrónico todos los días.

Pero las generaciones mayores tenían muchas menos probabilidades de darse de baja sin importar cuántos correos electrónicos recibieran. Un notable 20% de la Generación X y el 22% de los baby boomers dijeron que no hay una cantidad específica de correos electrónicos a la semana que los impulse a optar por no recibir comunicaciones de la marca.

Aún así, tenga en cuenta la frecuencia con la que se comunica con su audiencia. Enviar demasiados correos electrónicos puede hacer que ignoren sus mensajes, los marquen como correo no deseado o se den de baja. Si está decidido a mantener un alto volumen de envíos de correo electrónico, opte por correos electrónicos más cortos en lugar de los más largos, pero solo si ofrece información nueva o interesante. Deben recordar: cuando espacias las ofertas promocionales, más anticipadas y exclusivas se vuelven las ofertas promocionales.

 

Fuente: https://marketingtechnews.net/news/2022/feb/22/a-third-of-consumers-check-their-emails-two-five-times-per-day/#:~:text=Almost%20one%20third%20(31%25),checking%20them%20at%20least%20once.&text=Consumers’%20communication%20preferences%20are%20constantly,their%20relationships%20with%20technology%20evolve.

 

Leave a Reply