(Por Fede Garcia, desde la lejana Tokyo)

Foto Fede Garcia

Hace ya unos cuantos meses mi querido amigo Gustavo Mames me preguntaba si no quería escribir una columnita de opinión para su blog. Le dije que sí aquella vez, cuando Interactivity recién comenzaba su camino, le dije que sí cuando ya había conseguido una sólida base de seguidores, y le dije que sí hace un rato, cuando me llegó su último mensaje vía Facebook.

Obviamente, esta vendría a ser recién la primera vez que cumplo con mi promesa. “No tengo nada demasiado interesante para contar –le dije. Mi primer laburo recién sale en mes y medio.” “Contame algo de Japón, de las diferencias que encontraste a nivel agencia, a nivel industria –me respondió.”

Mientras le contestaba con un poco comprometido “dale, quedate tranquilo”, sabía que iba a ser la enésima vez que no le cumpliría. Porque lo primero que me salía contar era cuánto menos dramática era la industria acá, cuánto más se lo tomaba como un laburo normal y no como una cuestión de estado, y cuánto más respetuosa era la gente del trabajo de cada uno. Y claro, pensé que si escribía eso iba a ser la columna más pelotuda de la historia de Interactivity, y no quería ser yo el culpable del derrumbe del blog. Hasta que vi el pequeño gran revuelo que se había armado con el último aviso de Presidencia de la Nación con respecto a Londres 2012. Por si no lo vieron, acá va:

Entonces decidí escribir esta nota que me parecía tan pelotuda a primera vista. Porque esa es la primera gran diferencia que encontré a llegar acá. En un mes que llevo en Ogilvy Japan todavía no escuché a nadie hablar del laburo de otra agencia, ni comentar un spot que esté en el aire, y ni siquiera criticar a algún colega. Y si se habla del laburo de otros, es sólo para admirarlo, usarlo como referencia o incluso colocarlo como vara a superar.

Pero en Buenos Aires ‘Malvinas’ y ‘Fernando Zylberberg’ ya son trending topics y el mundillo publicitario (o pseudo-publicitario) comenta desaforadamente sobre el tema en Twitter o Facebook. Casi se extrañan los días en que El Clandestino era el único lugar donde la gente defenestraba el laburo de los demás. Hoy, las redes sociales nos han convertido a todos instantáneamente en críticos de cine, literarios, gastronómicos y claro, por qué no, publicitarios. En los minutos que llevo escribiendo esta nota, casi 200 nuevos tweets con el #Malvinas se sumaron a la lista. Mientras acá son las dos y media de la mañana, parece que allá todos ya volvieron de almorzar con muchas ganas de opinar. ¡Y qué opiniones! “Ética y moralmente deplorable –dijo uno- pero desde el punto de vista profesional es bueno”. ¿Cómo algo éticamente y deplorable puede ser profesionalmente bueno? Aníbal Fernandez se suma al hashtag subiendo el video a su website mientras lo twittea ‘para todos los que lo pedían’. “Un asco, chotísimo, populismo barato” responden unos AntiK. Unos preguntan indignados qué agencia lo hizo. Otros, responden con sorna. Seguramente ya habrá alguno con poco laburo armando una parodia, Final Cut en mano. Y unos últimos, queriendo sonar más avispados, sostienen que la idea de este spot es seguir generando revuelo sobre el tema Malvinas para dejar de hablar de otros temas. Algo que pareciera que los publicitarios (o pseudo-publicitarios) también hacemos muy bien: hablar, opinar y criticar del trabajo de los otros, así dejamos de hablar (o hacer) el nuestro. Si hay algo que estoy aprendiendo de a poquito acá en Japón, es que criticar el laburo de los otros no hace que el tuyo sea bueno. Pero claro, todavía no debo haber aprendido la lección, por que aquí estoy, opinando del tema, y criticando. Bien de argentino.

PD: Los espero acá en un mes y medio para criticar juntos mi último laburo. De paso, les dejo esta imagen de Tokyo sacada desde mi oficina de Ogilvy.

foto de tokyo

Fede García es un publicitario argentino, amigo desde hace unos 15 años, y en sus ratos libres también es Director Creativo de Ogilvy Japón para la cuenta de Coca-Cola. Lo podés seguir en casi todas las redes sociales conocidas como @topfiverecords

Join the discussion 5 Comments

  • Lucas says:

    Genial post y gran lección de nuestros hermanos japoneses.

    Gracias Fede. Saliste fachero en la foto!

  • Gustavo says:

    Es muy loco y lindo a la vez estar comentando en Interactivity, pero aquí vamos…

    Me encanta el post de Fede. Me parece que pone el punto sobre algo que en estos días estamos viendo en los Medios Sociales y es el egoismo por expresar lo que pensamos sin reflexionar en el “daño colaterial”.

    Hay una ley del pueblo judío que se conoce como Lashón Hará, y que consiste en el pecado que constituye el hablar mal de un tercero, criticarlo y destruirlo verbalmente sin posibilidad de defensa.
    No es la discusión, sino el hostigamiento.

    Muchas veces pienso que deberíamos ser más respetuosos de ésa ley, independientemente de la religión que profesemos.

    Hablar mal de otro no suele construir. Criticar a un profesional, a un colega, o simplemente a una persona cualquiera sin conocer todo y sin dejar que ese otro se defienda, explique, justifique es por lo menos… triste.

    Sé que es algo que yo también hago a veces, pero trato de hacerlo menos. Los invito a hacer el mismo esfuerzo para construir algo mejor: no sólo una profesión o una industria, sino también una comunidad más sana.

    Gracias por la magia, Fede. Y te esperamos pronto.

  • Juan Pablo says:

    Me guardo esto: “criticar el laburo de los otros no hace que el tuyo sea bueno”.

  • Juan Pablo says:

    Hola Fede, me alegro que te hayas encontrado con una cultura distinta, para seguir aprendiendo.

    Me encantaría que, si podés, nos des a mi dupla y a mi,
    una devolución sobre nuestra carpeta. (www.behance.net/felizsepiensamejor)

    Muchas gracias y suerte.

    Juan – Lucas

  • […] y en sus ratos libres, Director Creativo en Ogilvy Japan.Podés leer sus posteos en Interactivity, acá. Pin It Hay más para verLos anteojos de Woody AllenBanners estafadoresGratisPersonajes ilustrados […]

Leave a Reply