Lynks

La marca de desodorantes Lynkx, de Unilever, tuvo una idea bastante particular para promocionar su nueva fragancia Anarchy. Eligieron una casa en medio de la ciudad de Sydney y ubicaron en cada una de sus ventanas televisores LCD a los que les retiraron su cubierta protectora; repartieron anteojos con vidrios polarizados para que los transeúntes pudieran ver lo que el ojo humano por sí mismo, no podía.

Lynks

¿El resultado? En cada una de las ventanas podían verse cosas tan insólitas como perros nadando en una habitación llena de agua, monos y hasta parejas en situaciones comprometidas. El espectador se convertía así, sin saberlo, en un voyeur de lo estaba ocurriendo dentro de la casa.

Lynks

Lynks

La experiencia completa aquí:

Fuente de El aviso invisible

Leave a Reply