Ambient MarketingCasos

Una torre de Champagne hecha con lágrimas

La bodega Lindauer realizó una simpática acción de ambient marketing para el cierre de su campaña “Don´t Worry Boys” por medio de una torre de Champagne hecha con lágrimas, en el Fashion Weekend de Nueva Zelanda.

La compañía dispuso una torre de copas de champagne de cuatro metros de alto en la recepción del evento de moda y sorprendió a todos sus asistentes puesto que el ingrediente principal de la bebida eran “lágrimas”. Sobre la torre se veía una gran pantalla que mostraba a diferentes hombres llorando desconsolados porque sus parejas estaban en el Fashion Weekend, un sistema de riego escondido daba la sensación de que las lágrimas caían de la pantalla y llenaban cada una de las copas de la fuente.

Un gran cierre de campaña basado en la vulnerabilidad masculina. Aplausos para ellos 😉

Si querés conocer más de esta peculiar acción, podés hacerlo acá:


Fuente de Una torre de Champagne hecha con lágrimas

Leave a Reply