Los expositores en puntos de venta estuvieron una vez de moda en el marketing. Lo mismo puede decirse de la prensa, la radio, el catálogo y la televisión, pero también disminuyó su capacidad para generar conciencia y ventas, al menos en comparación con la tecnología digital. Las redes sociales, los sitios web, el marketing de influencers y similares son los lugares donde hoy está la acción, que resuena incluso más que el viejo canal en la tienda con los consumidores, pero los micrositios, algo con lo que el consumidor medio probablemente ya esté familiarizado, podrían cambiar todo eso.

Durante los últimos meses, millones de consumidores interactuaron con micrositios cuando salieron a comer o tomaron una comida para llevar. Esto se debe a que, en lugar de obtener un menú físico, algunos restaurantes ahora alientan a los clientes a escanear un código QR para mostrar selecciones de alimentos y bebidas en sus teléfonos (en lugar de manipular menús potencialmente contaminados). Por simple que parezca, eso es un micrositio.

El desafío es analizar y llevar a cabo cómo pueden sumar experiencia en una tienda online esta clase de micrositios. Por supuesto, los restauradores no son los únicos que optaron por los micrositios durante esta pandemia. Los minoristas y las marcas también se están metiendo en el juego, colocando códigos QR junto a las pantallas o en cualquier otro lugar dentro de sus tiendas. Un escaneo rápido a través de un smartphone y los consumidores se encuentran en una experiencia digital increíblemente inmersiva e hiperconcentrada, una que se combina con información sobre un producto o servicio o que ofrece una opción de pago sin contacto. 

Los consumidores también se llevan estos micrositios a casa y ya no se pierde de vista a los consumidores potenciales una vez que abandonan el estante de una tienda. Estas páginas en línea únicas o grupos de páginas brindan una oportunidad única para promover la conversación y tal vez incluso influir en ella.

Después de todo, los mensajes e historias simples, claros y memorables transmitidos por los micrositios pueden tener un mayor impacto en la selección del producto final que las historias grandes y complejas en los sitios web principales. Con esto, se puede tratar cada momento a lo largo del recorrido del cliente de manera diferente, acercando a los consumidores a una compra. Eso simplemente no es posible a través de un sitio de marca tradicional.

Más importante aún, estos micrositios permiten la atribución. Siempre se puede obtener datos de punto de venta del minorista, pero esto no dice nada más allá de las unidades vendidas. Al hacer que las personas accedan a un micrositio, ahora tiene poder de atribución para conocer  cuántos clics se obtuvieron en la semana o cuántas acciones sociales. La actividad e inactividad del cliente, las zonas activas, los comentarios y las aperturas repetidas en un micrositio ayudarán a contar la historia de lo que los clientes quieren, necesitan y demandan.

Una de las métricas más importantes de todas es la conversión. ¿Los consumidores dieron el siguiente paso después de interactuar con el contenido en un micrositio? De lo contrario, es una buena indicación para reelaborar la experiencia digital que se ofrece. Esa es una tarea relativamente fácil cuando el trabajo implica solo una página web.

Aunque los micrositios pueden resultar beneficiosos de muchas maneras, el poder real de la experiencia a menudo se puede encontrar en la propia decisión de compra. Por ejemplo, al tomar el canal en la tienda, si no existe un medio real de ayudar al consumidor con un asociado de ventas en el piso, ¿por qué ofrecer un folleto o una página web principal cuando un código QR podría brindar una experiencia más enfocada? Cuenta con una barrera de uso extremadamente baja y tiene el potencial de ofrecer una experiencia mucho más significativa para el consumidor. Esto ni siquiera menciona que viene con la capacidad de rastrear la actividad minorista de esa persona en el futuro.

Incluso antes de la pandemia, los minoristas se estaban moviendo hacia la realidad virtual y aumentada para mejorar la experiencia del cliente. Los micrositios y la RA, por otro lado, pueden ayudar a llenar el vacío y brindar una experiencia similar para el consumidor sin todos los riesgos adicionales.

Si se está buscando un arma secreta para mejorar la participación en la tienda, los micrositios son el camino a seguir. Permiten personalizar la experiencia del cliente, llegar a una audiencia muy específica y proporcionar la información necesaria para fomentar una decisión de compra, ya sea en línea o fuera de línea. Es el poder de la persuasión en la palma de la mano de un consumidor. Pero lo que es más importante, la información en profundidad que se obtendrá de los micrositios permite la agilidad no solo para adaptarse al clima cambiante creado por el COVID-19, sino también para crear una base saludable para el futuro.

Fuente

Leave a Reply