Twitter está lleno de bots, eso lo sabemos. Pero, ¿qué cuántos y de qué tipo? Con estimaciones que van desde «menos del 5 por ciento» (del propio Twitter) hasta investigadores independientes que sugieren un 20 por ciento o más, es un número difícil de precisar, explicó el CEO de la compañía, Parag Agrawal, en un hilo. Un tuit que Elon Musk, el casi-comprador respondió con un emoji 💩.

Agrawal señaló que el spam y los bots son problemas serios que enfrentan todas las plataformas de redes sociales y, lo que es más importante, son uno en evolución y «dinámico».

“Los adversarios, sus objetivos y tácticas evolucionan constantemente. No se puede crear un conjunto de reglas para detectar spam hoy y esperar que sigan funcionando mañana”, señaló.

El problema de averiguar si una cuenta es automática, semihumana, benigna, infractora, etc. no es trivial. Sin embargo, millones de cuentas se activan de alguna manera.

Una de las razones por las que es difícil evaluar si una cuenta es «real» o no, es que hay una cantidad limitada de información disponible públicamente. Así como señala Agrawal: “El uso de datos privados es particularmente importante para evitar clasificar erróneamente a los usuarios que en realidad son reales. Cuentas sin foto de perfil y tuits extraños puede parecer un bot o spam, pero detrás de escena a menudo vemos múltiples indicadores de que es una persona real”.

Y, por «datos privados» probablemente se refiere a actividades como mensajes directos, inicios de sesión y comportamientos de navegación que son invisibles para cualquiera que los vea desde el exterior pero claros para los sistemas internos.

Muchos usuarios de Twitter interactúan con la plataforma en silencio, y ¿quién puede culparlos?

Esto es conveniente para Twitter porque nadie puede verificar los números que publica. Aunque hay pocas razones para pensar que la empresa está fabricando o manipulando los números aquí, es indiscutible que tienen un motivo y una oportunidad para hacerlo de maneras sutiles que solo serían visibles para un auditor con acceso a los mismos datos que ellos.

La cuestión de la autenticidad del usuario, por supuesto, va directamente al corazón del alcance y la capacidad de monetización de una plataforma de redes sociales, y hemos visto una y otra vez que la falsificación o tergiversación de estos números puede tener efectos graves en la disposición de los anunciantes y la prima de suscriptores de servicios pagos.

Y, mientras se decide a poner la firma en la compra, Elon Musk hizo su siguiente pregunta: “Entonces, ¿cómo saben los anunciantes lo que obtienen por su dinero? Esto es fundamental para la salud financiera de Twitter”. Fue desconcertante.

Como alguien aparentemente interesado en dirigir una empresa de redes sociales, es difícil creer que no hubiera realizado un trámite básico sobre los tipos de métricas que utiliza la industria para realizar un seguimiento de estas cosas. Después de todo, estos números se han informado regularmente durante mucho tiempo.

La pregunta de Musk no es mala, solo es extraño que la haga ahora, después de hacer una oferta de compra muy arriesgada del negocio. Compañías como Twitter, Facebook, Snapchat y otras que monetizan el compromiso han estado definiendo y redefiniendo «cómo los anunciantes saben lo que obtienen por su dinero» durante una década.

La pregunta aquí es, ¿por qué Elon Musk recién comenzó a investigar esto ahora? La forma en que se definen y manejan en general el mercado publicitario de las redes sociales y las métricas de autenticidad solo aumentará las preocupaciones de aquellos que temen que Musk esté lejos de ser la mejor persona para liderar.

 

Fuente: https://techcrunch.com/2022/05/16/twitter-ceo-and-elon-musk-clash-over-bot-battling-metrics/

 

Leave a Reply