Hace 10 años, Google quería construir una plataforma de teléfonos que fuera gratuita y abierta a todos. Hoy esa idea es más popular que nunca y millones de personas utilizan su teléfono Android cada día. Este es el décimo aniversario de Android,  y su nueva versión aún no tiene nombre oficial; la llaman “P” y está pensada para hacer a nuestros teléfonos inteligentes más inteligentes y más fáciles de usar que nunca, porque se adaptan a nosotros.

Google ha invertido años de esfuerzo en inteligencia artificial, y ahora está empezando a ver los resultados. Android P representa el surgimiento de software con herramientas inteligentes aplicadas para ayudar proactivamente al usuario final, en vez de aplicar las mismas reglas básicas a todos. En alianza con DeepMind, Google construyó la batería adaptable, que prioriza el uso de carga para las apps que más utilizas, aumentando su rendimiento: procesando las señales de uso diario, incluyendo las cargas que hagas a lo largo del día, y a través de machine learning, tu teléfono sabe en qué momento lo utilizas más y requiere usar mayor energía. Si bien Apple tiene características similares en el campo de uso de la batería, la diferencia más marcada está en la implementación. Google envía señales a lo largo del día, a diversas horas y de acuerdo con los usos dados al teléfono, y crea un sistema de comprensión de patrones de uso a largo plazo. Este mismo aprendizaje se aplica al brillo adaptativo, que aprende -y reconoce- el nivel de brillo preferido en la pantalla de acuerdo con tu entorno. Tu teléfono tiene ahora algo que no tenía antes: contexto.

A través de la plataforma, tu teléfono te ayudará a manejar tu día, utilizando el contexto para darte sugerencias inteligentes basadas en lo que te gusta y anticipándose automáticamente a tu próxima acción. Las acciones de las apps ayudarán a ejecutar una labor más rápidamente a través de la predicción; en caso de que conectes tus audífonos al teléfono,  Android automáticamente sugerirá tu lista de reproducción favorita en Spotify. Estos procesos de aprendizaje se hacen evidentes en el Launcher, la selección inteligente de texto, la Play Store, la app de búsqueda de Google y el Asistente, que ahora puede realizar llamadas y reservas a tu nombre, sugerir labores mientras cambias de apps u ofrecer información que cree que necesitas, como el precio de un uber.

Con este nuevo Android hay un énfasis especial en la simplicidad: El look and feel es más accesible con un nuevo sistema de navegación, extendiendo la variedad de gestos para facilitar la navegación directo desde el home. Esto facilita el control del teléfono con una mano, especialmente teniendo en cuenta que cada vez son más altos. Con un botón de home, es más sencillo hacer swipe para acceder al overview rediseñado, donde se ven a previews a pantalla completa de las apps más recientes, y acceder solo requiere un toque. Si descubres que cambias constantemente de apps, la selección inteligente de texto (que reconoce el significado del texto que escoges y sugiere acciones) ahora trabaja también en Overview. Hay otros cambios pequeños en Quick Settings y una forma más sencilla de tomar screenshots, mejor manejo de volumen y notificaciones que harán del uso del teléfono algo más amistoso.

Sin embargo, uno de los cambios más radicales es la forma en la que tu teléfono va a explicarte exactamente como lo utilizas: el “dashboard” de Android te mostrará qué es lo que haces, durante cuánto tiempo, la cantidad de veces que desbloqueaste el aparato y la cantidad de notificaciones que recibiste. App Timer permite poner límites al tiempo que pasas en cada aplicación, y te recordará automáticamente cuando estés llegando al límite, y luego pondrá en escala de grises el icono de la app para recordarte de tus objetivos. El nuevo modo “No Molestar” silencia no solo las llamadas y notificaciones sino todas las interrupciones visuales de la pantalla; para hacerlo más fácil de usar, se activa con solo colocar el teléfono con la pantalla hacia abajo en la mesa, para que estés presente en el ahora. Finalmente, “Wind Down” entra automáticamente en luz nocturna cuando está oscura, y se convertirá en “No Molestar” y pasará la pantalla a escala de grises cerca de tu horario de sueño para ayudarte a dormir

 

Esta es una apuesta arriesgada de parte de Google, que ya compite por nuestra atención con otros fuertes jugadores y le está apostando a la independización del usuario, ayudándolo a ser más eficiente en el tiempo que pasa utilizando su dispositivo y conectándolo con el mundo real, y ya Apple está haciendo su propia versión.

 

Fuente

Fuente

Leave a Reply